Una boda ortodoxa

Boda ortodoxa

Lo que no esperaba cuando me llamaron estos chicos para hacer las fotos de su boda, es que ésta sería tan especial y tan divertida.
Una boda ortodoxa y una celebración rumana con comida de allí y hasta una cantante en directo que no dejó de cantar en todo momento.

No me habían dicho que en una fiesta de boda rumana hay una enorme cantidad de pequeños rituales que se llevan a cabo durante todo el día. Tampoco me dijeron que desde el momento en que entras por la puerta del lugar de celebración empiezas a bailar y no paras hasta que te vas a tu casa, rendido pero contento y muy feliz con todo lo sucedido.

Por supuesto no puedo olvidar el genial trato de los anfitriones que estuvieron todo el día preocupándose por que lo pasáramos genial, yo incluido.

Es sorprendente ver la gran cantidad de pequeños gestos que diferencian una boda ortodoxa de una católica. Intercambios de coronas, sin duda algo muy llamativo, así como un sacerdote bastante interesante con una indumentaria muy bizantina, como toda la decoración de la iglesia donde se celebra la ceremonia.

Después de haber vivido esta genial experiencia solo puedo decir que aquí estoy para la próxima vez que se case alguien de la familia. 😉

Gracias y un abrazo enorme Irina y Narcis.