Paseando por el puente romano

 

 

Una de las delicias de vivir en la ciudad de Córdoba es poder pasear por sus calles antiguas así como su Mezquita y puente romano. 

Hoy he decidido pasar el día de una manera que me encanta, paseando por el puente romano de Córdoba.

Además uno de los ejercicios que más me gusta es sacar un punto de vista diferente al habitual a un lugar que tengo bastante visto, lo cual es un gran entrenamiento visual y que como fotógrafo de boda nunca viene mal.

Como ya comenté en el desenfoques 37 las fotos que aquí pongo corresponden a un paseo escuchando música de gaitas de Carlos Nuñez y sintiendo un pelín de melancolía que he querido reflejar en las fotos.

La última de ellas corresponde a un músico que deleita a todo aquel que pasa por allí con su acordeón. Me he sentado un rato junto a él, me he quitado los cascos y he escuchado con los ojos cerrados la música en directo que este buen amigo interpreta. Después le he pedido hacerle una foto y he continuado mi camino escuchando al gran Carlos. Pura melancolía para un gran paseo.

Me encanta imbuirme del espíritu de esta ciudad, bohemia y soñadora a partes iguales.