Por qué fotógrafo

Cada cual tendrá sus motivos, y hoy quiero explicar los míos.

Ahora vuelvo la vista atrás, a hace ya casi cuatro años. Por aquel entonces, mis pequeñas que acababan de nacer me hicieron un regalo que marcó lo que después sería el camino a seguir.

Recuerdo aquella nota: Este regalo es porque somos muy bonitas.
Eso es lo que ponía la nota escrita por su mamá, claro está.
Esa fue mi primera réflex digital.

Si bien siempre he estado vinculado al mundo del arte y en especial al mundo visual, desde mi primera réflex analógica hasta mi actual equipo profesional, ha llovido mucho.

Lo cierto es que estuve mucho tiempo alejado de la fotografía, pero siempre estuvo presente en mi forma de entender el mundo.

Ese regalo de mis peques fue quizá el detonante para retomar este maravilloso mundo de la imagen estática. Así que puedo decir sin miedo a equivocarme que gracias a mis niñas redescubrí mi pasión y ahora siento que el niño que fui se siente, por primera vez en mucho tiempo, orgulloso del hombre que soy.

Pienso seguir en esto todo el tiempo que la vida me de. Lo tengo claro, porque me gusta, porque me siento orgulloso de mí mismo y porque sé que mis pequeñas princesas también se sienten orgullosas de lo que hace su padre.

Por esto y porque adoro este trabajo que para mí no es trabajo, sigo adelante, sin parar, sin dudas, sin descanso.
Salud!!!