Fotógrafo de boda barato

Antes de nada, quiero que sepas que este post es para comentar una realidad, nunca para dejar en mal lugar a otros compañeros de profesión, o no tan compañeros en algunos casos, que llevan su negocio como buenamente creen oportuno o necesario.

Estoy hablando de esos fotógrafos de boda con precios realmente bajos, esos que tú sabes que no pueden ofrecer lo mismo que uno que cobra el triple o incluso más. Porque en tu fuero interno, sabes que no es posible que te ofrezcan lo mismo.

Es cierto, que también hay algunos que se pasan bastante en sus precios, solo porque son tal o cual fotógrafo y son muy conocidos. Pero por norma general, la mayoría tenemos un precio por boda, estudiado para poder vivir de lo que hacemos, sin lujos, pero poniendo todo nuestro cariño y atención en cada pareja que nos contrata.

Este post es solo una reflexión acerca de lo que puedes querer o lo que no para el día de tu boda

Evidentemente, al menos si paras un segundo a pensar en ello, un fotógrafo de boda barato no puede poner la misma atención o el mismo interés en tu gran día que uno con un precio más acorde al servicio prestado. Es evidente, porque este fotógrafo o bien basa su negocio en hacer un gran número de bodas al año, el mejor de los casos, o bien se dedica a otra profesión y la fotografía de boda es solo su hobby. 

En el primer caso, el del profesional que se dedica a las bodas en exclusiva, pero basa su negocio, para que sea rentable y barato, en hacer muchas bodas en un año, te vas a encontrar con una persona que muchas veces tiene doblete o incluso triplete en el mismo fin de semana de tu boda. 

Conozco casos de compañeros que han llegado a hacer hasta seis bodas en un fin de semana. ¿Cómo? No tengo ni idea, mi confianza con ellos no es tanta como para preguntarles por este tema, pero puedes imaginar que su interés por tu boda debe dividirlo entre seis respecto a un fotógrafo que hace una sola boda ese fin de semana.

Como ya he dicho antes, este fotógrafo es un profesional, por lo tanto, se forma constantemente para hacerlo bien en tu gran día, pero es evidente que no pondrá el mismo empeño en tu boda que otro que hace menos bodas, por una simple cuestión de tiempo.

Por otro lado, el que se puede decir que realmente es la peor elección, si es que esto es posible, ya que cada cual se adapta a lo que puede y nadie puede juzgar esto, es aquel fotógrafo que no lo es a tiempo completo. Este señor o señora, que no necesariamente tiene por que ser un intruso o un ilegal, no dedicará a tu boda el tiempo necesario, ya que no lo tiene, pero además, como tiene otro trabajo de lunes a viernes, no puede permitirse una formación continua que es imprescindible para que todo salga como debe en tu boda.

Termino este post con una reflexión. Nadie debe decirte, yo menos, que debes escoger para tu boda, aunque quiero dejar esta reflexión para que, al menos, sepas lo que te puedes encontrar en el mercado de la fotografía de boda. Pero después de todo, la elección es solo tuya.

 

Y como siempre digo, ¡vive!